Vivir en el campo: cosas que nunca te dije

Nos gusta el campo, vivir aquí es precioso, formas parte del entorno, escuchar los pájaros cantando, la lluvia en el tejado, el viento a través de los árboles, la ilusión de encontrar cosas nuevas que aprender cada día. Esto es lo que nos trae y nos hace permanecer pero no todo es precioso, vivir en el campo es exigente. Nos hemos dado cuenta de que solemos publicar unas fotos muy chulas de las cosas bonitas y curiosas que tenemos alrededor pero no se ve todo el esfuerzo que hay detrás así que vamos a darnos un desahogo.

undefined
Vivir en el campo

Por si no te lo imaginabas, vivir en el campo es convivir a diario con insectos, alimañas, ropa sucia, barro, estiércol, averías, trastos variados por doquier, todo tipo de imprevistos, lesiones, ruidos estridentes de motosierras y desbrozadoras en marcha (aquí la hierba crece que a un ritmo inabarcable), destrozos de animales que se escapan y se comen la corteza de lo árboles, inundaciones y desorden, mucho desorden, entre otras cosas.

El día a día además tiene unos extras que en un piso no te pasan, por ejemplo: calentarse. Nuestra casa se calienta con una fantástica chimenea de masa térmica que es la alegría misma peeero requiere cortar, picar y apilar leña durante una temporada del año y luego cada día limpiar las cenizas, llenar la chimenea y hacer fuego bien hecho, que no es tan fácil como parece, todo tiene su truco.

Y esto de encender la chimenea es sólo un botón de muestra, no pensemos que salimos por la puerta y encontramos fruta sana y deliciosa sin haber previamente hecho todo un recorrido de esfuerzo y pérdidas, vamos aprendiendo a base de equivocarnos, de plantar y no recoger, porque vinieron los caracoles y se lo comieron, porque el viento lo tumbó, porque el ganado se salió y lo pisó… la naturaleza te da y te quita.

Esta entrada fue publicada en Bienvenida, De la granja, Del campo y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Vivir en el campo: cosas que nunca te dije

  1. Cris dijo:

    Grandes verdades!! Es difícil y hay que perseverar mucho, pero cuando coges una fruta o sacas una patata de la huerta, se te olvidan todos los males!
    Todo parece muy fácil, pero hace falta tiempo y mucha práctica, hasta para encender una chimenea…yo tengo una de leña y las primeras veces me indignaba pensando lo fácil que parecía en las películas 🤣

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s